CONSULTORES INMOBILIARIOS    

   934 141 034   

   656 913 453   

    info@bcnrealestate.es   

Cabecera1.jpg

Publicado en Expansión el jueves 13 de octubre de 2011

Hoy día, cuesta mayor esfuerzo generar –y conservar– los resultados obtenidos de la actividad profesional y empresarial. Por este motivo, profesionales,familias e inversores trabajan en muchos frentes con un mismo objetivo: invertir para esquivar una crisis con incertidumbres tales como defaults de países, el mismo euro, etc. En dicho contexto, los inversores desarrollan políticas en las que aquella parte conservadora de la cesta incluye aquellos activos que se puedan considerar refugio. Por ello, puede parecer una paradoja que, en medio de la crisis inmobiliaria, se cierren grandes operaciones de inversión, como la compra por Amancio Ortega de una manzana en Londres, subastas de inmuebles de la Generalitat de Cataluña y de la Junta de Andalucía. ¿Qué atractivo pueden encerrar dichos inmuebles a la inversión en medio de la crisis?

La realidad es que existe un subsector específico, destino de rendimientos profesionales e industriales, que puede contribuir a consolidar y desarrollar refugios para esquivar la crisis. Además, un mayor número de perfiles inversores, no solamente la gran banca y grandes patrimonios, se interesa actualmente en los activos inmobiliarios denominados inmuebles en rentabilidad, cuyo atractivo -su valor- reside en el uso por terceros derivado de su funcionalidad. Para el inversor, el inmueble en rentabilidad es de su interés cuando presenta menor volatilidad que otros activos y, a la vez, sea generador recurrente de caja. La pregunta del millón es con qué criterio se puede analizar, vistas las experiencias pasadas.

En esta tesitura, existen tres vectores -UCI- que se deben descomponer, analizar debidamente y armonizar para acometer inversiones e intentar esquivar la crisis mediante los inmuebles en rentabilidad. UCI son las iniciales de Ubicación, Contrato e Inquilino. Ubicación en una zona prime o primeralínea, Contrato como una sólida herramienta jurídicoeconómica e Inquilino de reconocido prestigio son tres coordenadas básicas para afrontar la inversión. Es conveniente que las iniciales sean todas mayúsculas, aunque, en ciertos casos, se puede considerar una buena inversión con dos de ellas en mayúsculas y la tercera en minúscula. El contexto económico actual favorece la rotación de activos y puede presentar buenas oportunidades para contribuir a configurar una cesta con la que se cumpla el objetivo: esquivar la crisis.


Martí Llorach es Socio-director de BCN Real Estate