CONSULTORES INMOBILIARIOS    

   934 141 034   

   656 913 453   

    info@bcnrealestate.es   

Cabecera1.jpg

Hace ahora un año, el Euribor, índice principal de referencia de la mayor parte de préstamos hipotecarios, se encaramó hasta el 5,393%, su media mensual más alta desde su instauración. A partir del mes de septiembre de 2008, a raíz de las decisiones del BCE de bajar los tipos (entre otros motivos), el Euribor siguió la misma senda con una descenso en picado hasta situarse por debajo de 2%. A día de hoy, este índice de referencia ha marcado su cota más baja intradía con el 1,486% estando, por segunda jornada consecutiva, por debajo de 1,5%.

Este hecho nos viene muy bien a los que estamos hipotecados, sobre todo a los que tienen la revisión semestral. Pero, lo que significa un alivio para unos, tiene un efecto negativo para otros: las entidades de crédito. Como consecuencia de lo anterior, éstas están cobrando menos intereses (en ocasiones hasta un 35% menos) y, óbviamente, se ven obligadas a decrementar la remuneración de los depósitos.

Si el negocio de las entidades financieras es, por decirlo llanamente, cobrar por encima de lo que remuneran y lo que cobran está por debajo de 2%, resulta sencillo entender que no pueden ofrecer cantidades mucho más elevadas, a menos que uno de sus objetivos a corto plazo sea aumentar sus depósitos.

Existen en la actualidad inmuebles arrendados que ofrecen rentabilidades superiores al 6,50% anual, con unas condiciones muy interesantes para el comprador (cláusula de obligado cumplimiento, avales en garantía, plazos largos en los contratos, etc.). A ello hay que añadir que el precio de venta de dichos inmuebles permite ser optimista a medio-largo plazo en cuanto a su, si no revalorización, por lo menos a su estabilización y recuperación de la inversión.